Sofá y un poco de nada

by

Esta semana no he hecho… nada, mejor dicho, más bien poco: Primer entreno de la semana, algunos ejercicios de fuerza en casa y 20 minutos de bici, estática. Me siento…

Este lunes fue muy bueno, gratificante ver como lograba cumplir con la sesión de series marcada por mi entrenador Haruki. La parte más difícil estaba hecha, empezar la semana con el primer entreno cumplido. Tan solo me quedaba seguir con el resto, pero no pudo ser. El martes mi estómago quiso dar guerra y tuve que dar comienzo al inicio de una dieta blanda. Arroz blanco, manzana… ganas nulas de seguir con la rutina de entrenamiento y pocas de trabajar.

“Ya no puedo cumplir con el entreno de esta semana…”, le dije lamentándome a Haruki. Su respuesta: “Pues a cuidarse”. Ya está. No hay nada más que decir.

Cuando no tengo el control

Los imprevistos hacen que sienta que no tengo el control, cuando la realidad es que me encanta tenerlo. Que no pueda cumplir con aquello que me encantaría dejar escrito, fotografiado o grabado, y que el contexto me pida sofá.

Domingo. “Gema, siéntate en el sofá, coge el portátil e intenta escribir algo”, me digo. No por cumplir, solo porque me encuentro mejor para hacerlo.

Y así es. No creo que sea una semana perdida, tan solo es no tener el control y no hay nada de malo en ello.

Ahora, a punto de terminar esta pequeña entrada en el blog, pienso que estas breves frases que dejo escritas sobre esta página, ya no en blanco, me sirven para decirme: Gema, mañana es lunes. No sabes lo que te deparará, pero lo cierto es que suena interesante descubrirlo.

No tags
¿Quieres recibir la newsletter?