#Sevillaintensamente: Modo turista/runner

by

¿En serio vas a madrugar para correr? Mi respuesta: ¿Y por qué no? Os cuento mi reciente viaje para conocer Sevilla intensamente. Cultura, gastronomía y kilómetros, pocos, ¡pero hice!

Así me conocieron mis compañeros de viaje.

Quieta no iba a estar y las zapatillas ya tenían su hueco en la maleta.

Mi planificación turista/runner

La ruta planteada era conocer algunos de los municipios de Sevilla: Utrera, Marchena, Écija y Carmona. ¿Iba a hacer turismo? sí, por supuesto; ¿iba a comer productos típicos de la zona? de eso no puedo privarme; ¿iba a sacar las zapatillas de la maleta? esa era mi intención. Así pues, aprovecharé para hacer algo así como una ruta/planificación y pensamientos varios sobre mi experiencia por las tierras sevillanas.

1. Maleta. Esta vez me asaltaron las dudas cuando preparé mi maleta ¿qué me llevo? ¿En Sevilla…? ¿Calor? Mi ropa de entreno tuvo su hueco en la maleta, sumada a los vaqueros, jerséis (no excesivamente calientes), un par de zapatillas de calle para hacer turismo ¡Comodidad ante todo! Poco más me llevé…

2. ¿Por dónde entreno? Siempre que voy de viaje reviso las opciones para salir a entrenar y eso se traduce en investigar la ubicación del alojamiento. Sé que para no perder mi sesión de entrene la única opción es madrugar, por lo que contar con una zona próxima para salir a correr es un punto a favor. Estos fueron los lugares donde me hospedé y ambos brindaban la posibilidad de salir y hacer alguna carrera que otra 😅. Sin duda, los dos alojamientos en los que estuve tienen mucho encanto:

  • En Marchena: Hotel Rural Hacienda Molino La Boticaria. Una casa rural separada del pueblo, a 29 km de Carmona y con unos caminos para correr rodeados de olivos ¡que da gusto! Muy cerca hay una zona llamada el Camino Rojo, muy apta para salir a dar unos trotes. (Me lo chivó la chica de la casa).

  • En Écija: Hotel Boutique Palacio Los Granados. Un palacio del siglo XVIII convertido en hotel. A 40 minutos en coche de Córdoba. Aquí para salir a correr se localiza el Parque de San Pablo a tan solo 7 minutos caminando desde el hotel, una zona que cuenta con su Ruta del Colesterol.

3. ¿Qué almuerzo para salir antes a entrenar? Al estar hospedada en hoteles y no contar con cocina para prepararme el desayuno y por tanto, depender de los horarios estipulados por el hotel, siempre intento llevarme en la maleta algunas barritas. Soy incapaz de salir a entrenar en ayunas. Luego, eso sí, ¡devoro el desayuno!

4. ¿Qué ropa para correr me llevo? Para este viaje fue un poco una lotería. La climatología apuntaba que de frío… poco. Pero ante estas previsiones intento ser un poco previsora y pensar que a las 7h de la mañana puede que frío… ¡haga! Así pues no dudé en llevarme unas mallas largas y camiseta térmica, para aislarme térmicamente. Ojo porque estas prendas no nos calientan de manera directa, sino que su misión es retener el calor que genera el cuerpo e impedir que se enfríe. (En la maleta también tenía una chaqueta running por si acaso llovía, pues actúa de parachoques ante las inclemencias del tiempo).

Curiosidades de cada municipio

Fue un fin de semana intenso, pero voy a mostraros brevemente algunas de las cosas que más me llamaron la atención de cada uno de ellos.

Utrera

Tan solo digo que se espera que el toque de campanas de Utrera sea declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Os dejo con un vídeo para que comprobéis el protagonismo de estos campaneros: Campanas de Utrera.

Y remato con esto: ¿Sabéis que el primer bizcocho que se hizo fue un mostachón y es el dulce típico de Utrera?

Marchena

Para lo que os gusta el arte, una pequeña parroquia de Marchena, la de San Juan Bautista, cuenta, ni más ni menos, con nueve cuadros de Francisco Zurbarán en su sacristía. Esta es una muestra de que en España contamos con más patrimonio del que se muestra en los museos.

Écija

¿Os suena la Amazona Herida? La podéis encontrar en el el Museo Histórico Municipal de Écija, una de las esculturas clásicas en mejor estado de conservación del mundo.

Carmona

En Carmona conocí de cerca qué es un buen aceite y aprendí qué tener en cuenta para saber diferenciarlo. Si os apetece hacer una cata de aceite, os recomiendo el Centro Cultural del Olivo Bassilipo. Aquí va mi cata:

Para terminar, os mencionaré los sitios donde fui a comer, todos ROCOMENDABLES:

Y ahora solo me queda deciros que ¡me faltaron días! Eso se traduce en que volveré y os aseguro que ya me encargaré de buscar más rutas para ¡correr!

¿Quieres recibir la newsletter?