San Silvestre Vallecana: Cierro el año con la mejor sonrisa

by

¿Te vas a correr la San Silvestre Vallecana? ¿Pero dónde te tomas las uvas? ¿Llegarás? Estas eran las preguntas que me lanzaban después de plantear cómo se presentaba mi 31 de diciembre. Renfe nos había retado: coger el AVE en Valencia, correr la San Silvestre Vallecana y volver a la Estación de Atocha de Madrid para coger el AVE vuelta a Valencia. Llegábamos a la Estación Joaquín Sorolla a las 21:30, con el tiempo justo para cenar y tomarnos las uvas. De lograrlo, ¡habríamos superado la prueba! #AveDestinoSanSilvestre

En total fuimos 16 personas procedentes de Valladolid, Valencia, Barcelona, Zaragoza, Málaga y Córdoba, quienes teníamos que lograr el objetivo.

¡Empezaba el reto!

Llegué a la Estación Joaquín Sorolla y me encontré con los otros tres corredores del equipo de Valencia ¡Estábamos impacientes por llegar a Madrid! Durante todo el camino nos acompañó una productora, el reto de ellos era grabar todo nuestro viaje. Todo apuntaba a que el día sería muy divertido.

San Silvestre Vallecana

La salida, gotas…

Ya estábamos en Madrid. Mi primer 31 de diciembre en la capital y mi primera San Silvestre Vallecana. Ahí estaba, la salida, ¡vaya salida! ¡Gran despliegue! ¡Y qué cielo más negro! No llovía, pero… A lo lejos la veía, esa primera subida que nos daba la bienvenida a la carrera. Durante el trayecto habíamos estudiado el recorrido, pero no me imaginaba que la salida tendría una subida así.

San Silvestre Vallecana

Equipo Renfe Valencia

San Silvestre Vallecana

Equipo corredores Renfe

Cuenta atrás. Ese instante, mientras la música me hacía vibrar, mejor dicho, nos hacía vibrar a todos, me dije: “¡Voy a correr, un día como hoy, en Madrid!” Sentía que la carrera sería el broche final a todo lo aprendido este 2017. Pero… ese cielo negro, en la misma cuenta atrás de la salida inició su descarga. Primero nos saludó con unas gotas, pero antes de escuchar la salida… ¡empezó la fiesta! Iba a estrenarme a remojo.

En carrera

Miraba al suelo, no podía dejar de estar pendiente. No quería resbalarme. Había mucha gente y corrían todos muy deprisa, lo que hacía que, sin quererlo, mantuviese un ritmo superior al que debería. Pero mantenía. Miraba el reloj y el rimo era bueno. ¡Es todo una bajada! Me decía a mí misma que tenía que aprovechar esa ventaja, que mis zancadas fueran más grandes, que soltase piernas, pero el suelo estaba muy mojado, tenía miedo de resbalarme.

El agua. La tormenta que estaba cayendo no me dejaba ver muy bien, algún que otro tropezón tuve con algún corredor y necesitaba taparme un poco la cabeza. Recurrí a ponerme la braga de la carrera de la bolsa del corredor, que llevaba en el cuello, en la cabeza. Algo me alivió.

¡Los ojos! No me gusta correr con rímel y si lo hago es transparente, pero el día iba a ser largo y con la grabación quise arreglarme un poco la cara. ¡Error! Con las prisas no me desmaquillé, solo tenía que quitarme el rímel, y no lo hice. Pensaba: ¡Tendré los ojos bonitos!

Seguía corriendo. Me sentía feliz, pese a la que caía la gente lo daba todo animando. Me encontraba bien. Mi cabeza empezaba a pensar: “Estás a punto de llegar al kilómetro 8. Reserva porque aquí viene una subida, y de las buenas”. ¡Hay ese Puente de Vallecas! Sabía que mi ritmo bajaría, pero ¿por qué sigo en el kilómetro 8,03? Hacía tiempo que había dejado el kilómetro 8. ¡No puede estar pasando! Mi pulsómetro se había parado, no se movía ningún numero. ¿Precisamente ahora? Mientras me cabreaba conmigo misma, me adelantaba una chica que llevaba el globo de sub42. Fue entonces cuando me dije: “Voy a tomar esta referencia e intentar aguantar. Notaba que esa subida me estaba haciendo cao”. Llegamos arriba y giramos la derecha. Rezaba por qué la subida se terminase.

Pasé el kilómetro 9 y ya pensé que no podía hacer otra cosa que terminar con la mejor sonrisa e intentar dar todo lo que me quedaba. ¡Otra subida! Escuchaba que la meta estaba cerca, ¿pero otra subida? ¡Y encima con curva! Pero nada más dejarla atrás, la vi, la meta allí estaba. En el crono vi el 43… ¡No había ido tan mal! Terminé con un tiempo de 00:43:30. ¡Muy contenta! Empiezo a correr cómoda a ritmos por debajo de 00:45 en una 10K 😀 ¡Cuánto me costó bajar de 00:45!

¡Feliz 2018!

Cerré el año haciendo lo que más me gusta y enfrentándome a situaciones que me hacen crecer como corredora. Fue una gran carrera y fue una bonita experiencia. Todo el equipo de Valencia logramos el objetivo, llegamos a tiempo para celebrar la cena de Noche Vieja con los nuestros. Llegamos a la Estación Joaquín Sorolla a las 21:30h. En mi caso, me tomé las uvas con mis amigos en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Sin duda, ¡una Noche Vieja para no olvidar! ¡Feliz 2018!

San Silvestre Vallecana

¡Os dejo con el vídeo! Espero que os guste 😊

Renfe – San Silvestre 2017 from UE STUDIO on Vimeo.

4 Respuestas
  • Andros Calderón J.
    enero 3, 2018

    Hola mi nombre es Andros y que te digo, me encantan tus reportajes y tus tweets soy corredor y sigo tus tips. A qui en Puebla México tengo mi cauch Sergio Jiménez Cancino uno de los mejores y reconocido por su larga labor deportiva. Sabes la noche del 31 para el.primero destapo una sidra y el tapón me pega en el ojo, lamentablemente y pues estaré sin poder hacer mucho en lo que me recupero del ojo pues hubo daño en la córnea. Ojala puedas mandarme Saludos y seguirme o.retuitiar alguno de mis tweets @ancalji mil gracias y sigue adelante todo está en.ti. Saludos¡!!

    • MissLeggingsRun
      enero 3, 2018

      ¡Hola Andros! Vaya… que mala suerte lo que cuentas… espero que tu ojo esté mucho mejor y que puedas recuperarte pronto. 🙂 ¡Muchas gracias por lo que dices! 🙂

  • Miquel Campos Folgado
    enero 2, 2018

    HOOOLA ya tienes un seguidor mas

¿Quieres recibir la newsletter?