Running de amarillo

by

Tenía las botas de agua y el paraguas, ambas piezas de color amarillo. Estas eran las dos prendas favoritas de mi niñez. La razón: su color. Pretendía pintar todo lo que me rodeaba de amarillo. Quise más, pero puedo creer que mis padres ya lo veían suficiente ¿Y la chaqueta amarilla? Quizá, ellos lo consideraban un poco excesivo.

Veía cómo esta temporada ya me daba señales. Era él, mi amigo, el color amarillo. Newsletters, catálogos, escaparates… pintados al completo o con pinceladas de este color. Ya un poco más mayor, sigo apostando por él, por su energía, entusiasmo, positivismo y a su vez, por sus aires desafiantes que no dejan que baje la alerta.

Os traigo un nuevo look running con dos claros protagonistas o mejor dicho, tres. Sujetador deportivo, pantalones cortos y el amarillo. Nike se sube a la tendencia y apuesta por darle el hueco que se merece entre sus propuestas runners.

  • Sujetador, voy a por ti (Nike FE/NOM Flyknit): Sujetas y mucho, eres cómodo y actúas como una segunda piel. Tu tejido es fino, casi sin costuras y elegante, a la vez que desafiante. Aposté por ti en tu versión amarillo, me cautivaste, pero tu propuesta en negro fue firme candidata a venirse conmigo. No has querido pintarte de amarillo en tu totalidad y considero que has acertado, pues has apostado por combinar el color “platino puro” –así lo dice Nike en tu descripción-. ¿Cómo logras reducir el rebote? Indago en tu tejido y lo descubro. Ahí están, tu diseño concentra zonas de mayor sujeción y especialmente, de elasticidad, lugares donde como mujer, sé que son necesarias. (Os dejo con el anterior post sobre la importancia de correr con un buen sujetador deportivo: Leer).
  • Y sigo contigo, short ultra ligero (Nike Tempo): Tienes mucho estilo y ya llevaba tiempo buscándote. Llega el calor y sé que mis zancadas van a darte las gracias, aunque tengo que tener en cuenta la prenda interior que escoja para acompañarte… De oscuro, transparentas. No olvidas tu pequeño bolsillo interior, tan necesario para las llaves o algún billete, el dinero ya sabes que siempre, por si acaso.

Para concluir, solo me queda decir: Amarillo bonito y también ¡seguro! porque se nos ve cuando corremos y eso se traduce en ¡seguridad!

¿Quieres recibir la newsletter?