El rosa ganó en la Carrera de la Mujer

by

Madrid se engalanó de rosa con la Carrera de la Mujer. 32.000 mujeres nos pusimos las zapatillas para recorrer las calles de la capital, disfrutar de una mañana de celebración cargada de running y risas, y con un fondo solidario, con cada dorsal se realizó una aportación a la Asociación Española contra el Cáncer, en concreto la lucha contra el cáncer de mama.

Mi primera carrera en Madrid y ¡todo un ambiente festivo! Un total de 7km que no iba a correr sola, todas corríamos juntas. Instantes previos a la carrera, en la línea de salida pude compartir momentos con amigas bloggers. Clara (@yonocorrovuelo), Isabel del Barrio (@mytrainingshoes) y Mariam Hernández (@Mariam_Hernan), además de conocer a Raquel (@atrendylife) y a Elisabeth Rodríguez (@IronRedFitness). ¡Pero tenía un reto, seguir el ritmo de Clara! Sabía que lo tenía difícil, después de conocer sus tiempos y tras disputar su primera maratón en París, pero ¡tenía que intentarlo! ‘Sigue la coleta de @yonocorrovuelo hasta la meta. A mi me funciona’, esa fue la frase que me lanzó Cristina Mitre (@thebeautymail) en las Redes Sociales. Faltaban minutos para escuchar el pistoletazo de salida, para mí era impensable estar tan delante junto al resto de las corredoras de élite. Miraba mi pulsómetro y mis pulsaciones estaban disparadas. Clara tenía ganas de echar a volar y yo ¡no podía ser menos! Cuenta atrás y ¡la Carrera de la Mujer arrancaba!

Carrera de la Mujer: ‘Sigue la coleta’

No podía creer lo que estaba viendo, las calles de Madrid para nosotras ¡y un ritmo frenético! ‘Estos primeros kilómetros tenemos que ir así para salir del pelotón e ir despejadas’, me decía Clara. Miro el reloj e íbamos a 4 m/Km y poco. Llegábamos a la Gran Vía y sabía que esa subida me pasaría factura si seguía ese ritmo, Clara ya había empezado a despegarse. Quería seguir su coleta, la tuve presente durante unos metros pero… ¡no tardó en esfumarse! A lo lejos veía a Isabel del Barrio, pero tampoco tardé en verla desaparecer.

Gritos, música, puntos de animación… las calles de Madrid eran nuestras y con cada zancada las íbamos pintando de color de rosa. Me topé con tres buenas cuestas (por lo menos para los que venimos de Valencia, lo son) y no olvidaré la última. 7 km a un ritmo medio de 4m36s/Km y con mi resfriado, no podía tener queja. No me conozco mucho Madrid, no estaba muy ubicada, pero el ambiente que albergaba la llegada a meta me daba la pista, ¡estaba llegando! La gente se sumaba a todas las corredoras, mensajes de ánimo en cada esquina y ese último giro, al final de esa recta que ya mostraba el arco de llegada, estaba ella, Clara, a todo grito para darme el último empujón y recibirme en meta. ¡Llegamos y corrimos con el rosa!

Aquí tenéis el vídeo de mi llegada a meta 🙂

1 Respuesta
¿Quieres recibir la newsletter?