¿Por qué Miss Leggings Run?

by

Miss Leggings Run‘ ¡No sabéis la lata que di a amigos, familia, incluso a compañeros de profesión para dar con el nombre final del blog. ¿Por qué leggings? Sinceramente no tengo ni idea, simplemente surgió.

Lo cierto es que odiaba los leggings, de hecho solo había llevado unos antes de empezar con el proyecto. ¿Entonces? Me recomendaron que buscase una prenda y jugase con ella hasta dar con el nombre, que tomase ejemplos de otros blogs de moda y deporte. Busqué en Internet: ‘prendas de ropa’ y me apareció una larga lista, ¡para volverse locos! Ninguna propuesta terminaba de enganchar a mi gente y a mí tampoco. Pero en esa interminable lista de prendas me topé con los ‘leggings’ y pensé: ‘Leggings para la calle y leggings para correr’. Empezaba a sentirme identificada con algo, porque quería que mi nombre mostrase a una runner con estilo pero también femenina en la calle. Para darle el toque running probé con ‘leggings run’. No me desagradaba pero lo veía muy impersonal, entonces fue cuando opté por ‘Miss Leggings Run‘. Lo escribí y leí. Lo volví a leer y luego en voz alta. ¡No sonaba mal! A mí por lo menos me llamaba la atención. Fue entonces cuando bombardeé a mi gente con esta nueva propuesta y la verdad es que hubo opiniones y comentarios de todo tipo. Pero a mí ya me había enganchado. Pensé: ‘Gema busca otras propuestas hasta que haya un mayor consenso’. Pero por más que pensaba, siempre volvía a ‘Miss Leggings Run’. La inseguridad, el miedo a las críticas… ¡Señores, no puedes gustar a todo el mundo! Esa fue la frase que me dije a mi misma y el detonante para que apostase definitivamente por el nombre por el que ahora me conocéis.

Buscar un nombre de una marca es difícil, pero vamos a ser nosotros los que vamos a llevarlo, a sentirlo, y si no amamos cada una de las letras que forman nuestro logo difícilmente conseguiremos que la gente crea en nuestro proyecto.

Miss Leggings Run y sus variantes

Lo cierto es que a pocos días de que ‘Miss Leggings Run’ cumpla un año, he podido comprobar las confusiones que genera a la hora de escribirlo:  Miss Leggins Run (sin g al final), Mis Leggins Run (a comerse las letras), Miss Leggings (a secas)… Y la más comentada: ‘¡Tu nombre es demasiado largo!’ Qué le vamos a hacer… cuando se me mete una idea en la cabeza no hay quien me la quite. Por cierto, ¡ahora me encantan los leggings!

¿Quieres recibir la newsletter?