Mundo redes sociales: Lo que me pone

by

Me ponen muchas cosas y necesito dejarlas por escrito. ¡Doy rienda a la escritura! El pasado fin de semana estuve en la charla Womprendre que tuvo lugar en Valencia y Charuca, una de las ponentes invitadas dijo: “Cuando uno bloggea, creo que es porque tiene algo que decir, que le sale de las entrañas, que lo quiere contar y que le apetece un montón”.

Me apetece mucho contaros esto y en efecto, me sale de las entrañas. Pensamientos que vienen a mí cabeza días cualquiera y que no logro recopilar en un papel. Hoy, es el día. Esto es lo que me pone:

Cosas que me ponen

  • Probar. Me encanta probar prendas, tipos de tejidos y a su vez pienso, ¡esto tengo que contarlo! Para bien y para mal, porque dentro de mí pienso: “Personalmente, me gustaría que me lo dijeran, que me explicasen los pro y los contra de una prenda.”
  • Inspirarme en gente que me inspira. Creo que no está todo hecho. Cuando algo funciona, al día siguiente puede que deje de funcionar y muchas veces se traduce en un callejón sin salida. ¡Por dónde tiro! Es por ello que me encanta escuchar, aprender y conocer a gente que me inspire, sobre todo, que me haga recapacitar que en esta vida, el aprendizaje es lo que te hace moverte y crecer. Personal y profesionalmente, al fin y al cabo CRECER.
  • Soñar. ¡Y si algún día llego a…! No hay día que no deje de soñar. Lograré llegar a hacer esa marca, podré estar ahí, conoceré a… sueños que rondan en mí cabeza y que hacen que me mantenga viva. Soñar es bonito, pero más bonito es darte cuenta de que de mí depende que se hagan realidad.
  • ¡Hola! Un saludo y un: “¡Te conozco!” Pues sí, me hace mucha ilusión cuando alguien se acerca y me dice: “Hola, ¡te conozco!” No sabéis la ilusión que me hace que alguien se acerque y me diga eso. “Me ayudas a que me ponga las zapatillas, me motivaste a empezar a correr, parece que te conozca…”. Mensajes que, de verdad, me llenan muchísimo. Parece que todo esto merece la pena.

Lo que no me pone, me mosquea

Pero existe la otra cara, que con el tiempo voy descubriendo y sinceramente, me mosquea.

  • Lo que publicas es publicidad. ¿Y? ¿Qué hay de malo en ello? Estoy hablándote de algo que me gusta, que entra dentro de mi filosofía, te lo estoy haciendo llegar, NO TE ESTOY MINTIENDO. No todo lo que publico tiene que estar promocionado, ¡ojala! Señal de que este proyecto ¡vuela! No es así, pero opino que la publicidad es clave para sustentar todo este tipo de proyectos. Este es un tema que sacó a la palestra Macarena Gea, también presente en Womprende y no puedo estar más de acuerdo con ella.
  • Seguidores. Tienes tantos seguidores, el otro perfil tiene otros tantos, este menos… ¡Señores! ¿Por qué nos fijamos tanto en el número de seguidores? ¿Por qué no me dices: Cuánta interacción tiene este perfil? Creo que estamos cegados en el número de seguidores y no analizamos, no vamos más allá.

Llegado hasta aquí, me parece que lo que ‘me pone’ tiene suficiente peso como para pasar de lo que ‘no me pone’, aunque de vez en cuando una dosis de ‘desfogue’ no viene nada mal.

¿Quieres recibir la newsletter?