Mis tres personajes de la carrera Universitat de València

by

Hola. Soy la cabeza de Gema. Hasta ayer, pensaba que estaba en el final de la temporada y me tropecé con un golpe de realidad. Vale, tengo que admitirlo, porque la temporada empieza ahora

¿Qué tal va? Somos las piernas de Gema. Parecía que estábamos en desventaja, pero lo cierto es que empezamos a sentirnos fuertes. Sabemos que lo que estamos diciendo es plato de buen gusto para nuestras compañeras, las rodillas, y especialmente para la derecha.

Soy el corazón de Gema, sí, ese que disparó sus pulsaciones ayer domingo en la Carrera de la Universitat de València del Circuito de Carreras Populares de Divina Pastora Seguros. Los 5.350 m de la prueba me revolucionaron y alcancé las 199 ppm.

Empieza la fiesta.

carrera Universitat de València

Mi entrenador Haruki me dijo que intentase seguir a mis compañeras de entreno, Irene y Laura. “Ellas irán a 4:05 min/km”, me dijo. Chula de mí y mi respuesta: Vale, oído.

carrera Universitat de València

Laura (de azul) e Irene (de naranja)

Puedo contar con los dedos de una mis manos las sesiones de series en grupo (las cañeras) que he hecho tras mi vuelta a los entrenos. ¿Tres… cuatro? No digo más.

No miraba el ritmo, sino los metros que quedaban por terminar

No pensé que las rectas de esta prueba se me harían tan eternas. Salida en la avenida Primado Reig para llegar al primer giro y encarar la calle el Botánico Cavanilles, aquí ya empezó mi batalla interna: no tenía ganas de correr. ¿Y esto a qué viene ahora Gema?, me dije. Pero intentaba no bajar la guardia y seguirles el ritmo. Sabía cómo continuaba el recorrido, teníamos que llegar al Paseo de la Albereda y una vez allí, ya me auto convencí de que o bajaba el ritmo o no acababa, pero Irene me decía: “Ahora mantén”. Ella sumaba zancadas, el resto de corredores también y las mías bajaban de velocidad. Me quedaba atrás.

No miraba mi ritmo en el reloj, no quería saberlo, solo me fijaba en cuántos kilómetros quedaban para llegar al final -cuando empiezo a hacer esto, sé que la carrera no está funcionando como debería-. Y así fue.

“Para Gema”. Este mensaje no me lo dije una vez, fueron unas cuantas. ¿Cómo puedo pensar esto tantas veces en una carrera de poco más de 5km? Quizá, enfadarme conmigo misma hizo que mirase al frente e intentase buscar razones para continuar. Mientras, escuchaba como me llegaban algunos mensajes de corredores que me adelantaban y a su vez me animaban, incluso algunos se quedaban cerca de mí para que no bajase la guardia. Pero mi cara, mis gestos hablaban por ellos mismos.

“Gema, acuérdate de todo esto que estás viviendo y así, por lo menos, tienes la crónica de la carrera”. Estaba enfada, sí lo estaba, conmigo misma, porque ‘intentar seguirlas’ no implica el lograrlo. Esta carrera era un entreno más, me puse a prueba y pude sacar conclusiones.

carrera Universitat de València

Oscar, me acompañó en los km finales.

Crucé la meta, pero metros antes intenté exprimirme y mis piernas y corazón respondieron.

carrera Universitat de València

A la izquiera, Irene y Laura - a la derecha Victor.

carrera Universitat de València

Equipo Sanus Vitae

¡Gracias equipo Sanus Vitae! Fotos: Adrián del Rey

Ningún comentario aún

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir la newsletter?