Mis errores runners de este 2018

by

Suelo tratar el otro lado, sacar a relucir la parte positiva, pero en esta ocasión mis líneas no tendrán ese rumbo. Este nuevo artículo quiero dedicarlo a mis errores como corredora, a esas situaciones que no quiero volver a repetir, incluso algunas que ya me las vi venir y finalmente, volví a caer.

Mis cinco errores runners

  • Pensar que no llego a un entrenamiento. Para mí, la clave para seguir, no decaer y alcanzar un objetivo es mantener un hábito de entrenamientos. Sé cómo es mi semana, siendo conocedora que tengo unos entrenos grupales marcados y el resto corren bajo mi cuenta, es decir, entreno sola. El entreno en solitario se traduce en que yo decido cómo organizar mi día. Mi error es, en ocasiones, anteponer mi jornada laboral a mis entrenamientos. Entonces pienso… ¿Pero si realmente tengo tiempo para entrenar? ¿Ciertos asuntos laborales son tan urgentes para suspender un entrenamiento?
  • Los viernes no son lo mío: Así es. Lo he intentado, pero finalmente me creo que conseguiré salir a entrenar un viernes y termino aplazando el entreno para el sábado y ya no queda hueco el fin de semana para descansar. No sería más fácil plantearle a mi entrenador lo siguiente: “Haruki, los viernes siempre me escaqueo, así que intenta no ponerme un entreno ese día”. Todo es cuestión de hablarlo, ¿no?
  • Estrenar calcetines el día de una carrera. Erre que erre y he vuelto a caer. Soy la primera que digo que es un error estrenar prendas en una prueba. Recuerdo la situación: Estos calcetines combinan con el look que voy a llevar. Finalmente terminé la carrera con mis queridas ampollas en la planta de uno de los pies.
  • Meriendo rápido y me voy a entrenar. Termino justa de trabajar, llego a casa, me cambio y me voy directa al entrenamiento. No he tenido tiempo para merendar antes (o eso me he auto impuesto) y cojo una pieza de fruta o me tomo la merienda habitual en segundos: queso batido con frutos secos. ¿Resultado? Malas sensaciones en el estómago, angustia…
  • Acumular excesiva carga de kilómetros. Ya lo sabéis, tengo que mimar mi rodilla derecha, operada del ligamento anterior cruzado y menisco. Soy muy consciente de la importancia de no cargar mis articulaciones y es por ello que este 2018 decidí plantear mi objetivo del año con calma y con cabeza: correr el Medio Maratón de Valencia. Mi error: En dos semanas tenía lugar la Behobia de San Sebastian (20km) y quería correrla. Pensé: “Total, ya voy entrenada”. Error.

Está siendo un camino muy bonito, de darme cuenta que es tan sencillo como creer que puedo hacerlo y poner empeño para conseguirlo. Me caeré, sí, a la vista está, pero el camino, de momento, sigue. 🙂

¿Quieres recibir la newsletter?