Mi lista de perezas runners

by

Me gusta correr, disfruto haciéndolo. ¡Si llevo corriendo desde pequeña! Mis primeras zancadas fueron con una gabardina rosa en las 13 horas deportivas de mi colegio Santa Ana de Alcoy, ¿cómo no gustarme correr? Sin embargo, sigo luchando contra mis NO GANAS = PEREZA de salir a entrenar.

Sé que tengo que entrenar, si quiero resultados tengo que hacerlo. Pero más allá de lograr marcas, sé que el hecho de ponerme las zapatillas, salir de casa y empezar a correr me hace sentir bien. ¿Por qué me cuesta tanto hacerlo? No siempre habita en mí la Sra. Pereza, (voy a llamarla así), pero sí es cierto que aparece bastante a menudo.

Mis 10 perezas runners

Si tuviese que hacer una lista de todo lo que rodea el correr (el running como tal y los entrenamientos que lo complementan) y enumerar cada situación por orden de pereza, el resultado sería este. El 1 lo que más pereza me da y el 10 lo que menos.

  1. Salir a correr en fin de semana o festivos. Muchos pensareis: ¿En serio? ¡Si es cuando más tiempo tienes para dedicarle a correr! Todo lo contrario, ¡me cuesta muchísimo! Llega el fin de semana o días festivos y mi cuerpo me pide descanso, dormir más… Si no logro levantarme pronto para salir a entrenar, será complicado que pueda hacerle un hueco a lo largo del día. Siempre encuentro ‘otras cosas’ más importantes y lo pospongo hasta que finalmente digo: Mañana me levantaré pronto y lo haré.
  2. Natación. Este es un ejemplo de entrenamiento cruzado, que según me dicen “te irá bien”. Nadar me supone un gran esfuerzo. Por el momento no me motiva, sobre todo porque el hueco que ocupa en mi semana son los martes a las 7h, aunque dentro de mí pienso que algún día notaré esos beneficios que aporta la natación. Eso espero… (Aquí os hablo de cómo me siento cada martes cuando suena el despertador: Siempre la misma historia: Silencio y oscuridad).
  3. Correr un viernes por la tarde. Llega el jueves y mi cabeza piensa que ya ha terminado la semana, por lo que si tengo entreno un viernes me cuesta horrores. Intento quitármelo lo antes posible y entrenar por la mañana, antes de entrar a trabajar, porque soy consciente que por la tarde…
  4. Series sola. “Como voy a hacer las series sola es normal que no consiga exprimirme al 100%”, frase que suelo decirme cada vez que me enfrento a un entrene de series en solitario.
  5. Fuerza en casa. Hacer los ejercicios de fuerza en casa suele ser un ‘escaqueo’ habitual, aunque estoy intentando que no sea así. No me supone tan cuesta arriba cuando tengo ejercicios de fuerza y luego me toca salir a correr, pero cuando cuando la fuerza es la única actividad a hacer… la cosa cambia. “Total, para cuatro ejercicios… no me cambio”.
  6. Estirar. ¡Me aburre! ¡Mucho!
  7. Correr a bajas pulsaciones. No me gusta salir a correr y estar pendiente de que no se me suban las pulsaciones, aunque empiezo a controlarlo: me centro mucho en la respiración e intento observar el paisaje que me rodea, así no me obsesiono, no miro tanto el reloj y logro controlarlas mejor. Eso sí, corro ¡muy lenta!
  8. La series en compañía. Puede que sea uno de los entrenamientos más duros de la semana, después de la natación, claro ;), pero me motiva entrenar con gente, el buen rollo y compañerismo que se respira las tardes de los jueves con el equipo que nos juntamos de Sanus Vitae. Me exprimo, me exprimen, nos reímos, nos picamos… Sé que, de alguna forma u otra, he hecho un entreno de calidad.
  9. Correr sin reloj. Cada vez disfruto más en este tipo de entrenamientos. Salgo a correr y no importa nada más.
  10. Las carreras. Reconozco que no siempre tengo ganas de correr, pero es llegar al lugar de la prueba y me siento viva.

Antes de terminar, puede que algunos os preguntéis ¿y el Pilates, dónde está? Desde el pasado mes de diciembre ya no ocupa un lugar en mis entrenos. La razón es que he tenido que priorizar, la semana solo tiene siete días y pese a los enormes beneficios que me ha aportado he tenido que dejarlo de lado y priorizar otras cosas, aunque soy consciente de que mi cuerpo lo necesita y estoy segura que volveré a practicarlo. Aprovecho para lanzarle un mensaje a Olga Brú, mi profesora de Pilates: ¡Cuánta razón tenías! Me dejé el Pilates y es mi cuerpo quien me pide volver…

Por cierto, hoy domingo a las 12:30h logré vencer a la Sra. Pereza 🙂 y salí a correr.

6 Respuestas
  • Carlos
    abril 9, 2018

    Las series en solitario es mi numero 1!
    Aunque aun estoy lidiando con mi pereza post primera maratón…

    • MissLeggingsRun
      abril 9, 2018

      Aiiiii es que en solitario son una tortura mental Pues con un objetivo como el maratón ¡motivación máxima! ¡A por esos entrenos!

  • Carlos
    abril 8, 2018

    Hola
    Todas muy normales. Pero al final es mental.
    Me gusta el buen rollo que transmites.

  • Noelia
    abril 8, 2018

    A pesar de tu lista de perezas, sigues siendo una crack! Gracias por tanta inspiración 😀

    • MissLeggingsRun
      abril 8, 2018

      Las perezas están, cada uno con las suyas Muchas gracias ☺️

¿Quieres recibir la newsletter?