En casa: Para una mejor gestión de la comunicación

by

Hola. Vosotros y yo seguimos por aquí, en casa. Es una realidad que nos ha tocado aceptar y la estamos llevando conforme mejor sabemos hacerlo ¿no es así? Nadie nos enseñó a controlar situaciones como esta, donde la incertidumbre parece ser el peor aliado para sobrellevarlo.

Empiezo. La semana pasada, la primera de nuestro confinamiento ya lo sentí, ¿quizá a vosotros os esté pasando lo mismo? Me explico. Mi cabeza empezó a pensar en la herramienta tan poderosa de la que hacemos uso todos nosotros, la comunicación. ¿Cómo la estamos gestionando con los nuestros? ¿Nos está ayudando a llevar de la mejor manera esto? O todo lo contrario, ¿estamos haciendo un uso…? Esperad ¿cómo sé si la estoy ejecutando bien o mal? Y ahora digo ¿qué es lo que está bien o mal?

Le llamé. Cogí mi teléfono y hablé con Vicky Cervera, psicóloga deportiva con quien había trabajado en alguna ocasión y le planteé lo que me estaba pasando. Finalmente lo decidimos y pasamos a la acción: planteamos un directo que realizamos el pasado domingo 22 de marzo, el final de la primera semana de aislamiento en nuestros hogares.

Directo con Vicky Cervera

Estructuramos el directo en torno a tres puntos: juzgar, comunicar con asertividad y el auto diálogo.

“Es normal que la situación que nos ha tocado vivir nos genere algún tipo de emociones, de incertidumbre, de nervios… y eso se refleja en nuestra conducta”, señaló Vicky. Una realidad que vivimos y que se ve plasmada en nuestra comunicación, en los actos y gestos que realizamos día a día.

Juzgar

Pensemos ¿hemos juzgado a alguien de nuestro en torno estos días? Como indica Vicky, “el juicio es algo que se interpone bastante entre dos personas. Es algo que tendemos a hacer todos porque viene desde nuestro sistema de valores”. Este fue el ejemplo que expuso:

Yo soy una persona responsable y en la situación en la que estamos cumplo con las normas y ¡me disgusta que otras personas no las cumplan! Es muy fácil para mi emitir un juicio de valor hacia aquellos que no están cumpliendo las normas. Pero, ¿nos hemos preguntado por qué están en la calle? Igual van a la farmacia, a cuidar a sus mayores…

Vicky recomendó que debemos poner distancia ante estas situaciones, pararnos a pensar para tener una visión u otra, pues “el problema de juzgar o criticar algo es que estás juzgando a la persona y no a las circunstancias”, explicó, a lo que añadió que estamos poniendo etiquetas a las personas. Un ejemplo:

¿Estás siendo irresponsable o eres un irresponsable?

Ante una etiqueta, Vicky argumentó que nuestro cerebro emocional se activa y su reacción más inmediata es, o bien retirarse de la situación o bien contra atacar.

Pero si planteamos otro escenario, en el que no hay ninguna etiqueta, Vicky explicó que el cerebro emocional se queda es un estado de tranquilidad y da paso a una comunicación más fluida y calmada.

Comunicar con asertividad

El siguiente punto que tratamos fue si somos asertivos cuando nos comunicamos. Parémonos un segundo a pensar si nos estamos comportando como lo solemos hacer habitualmente o si hemos cambiado en algo.  “La comunicación se ve afectada por todas nuestras emociones y es algo muy sutil. A veces nos lo transmite mejor nuestro entorno que nosotros mismos”, declaró Vicky.

Esta actitud nuestra, de la que quizá no somos conscientes, puede dar lugar a rifirrafes con nuestra pareja, familia, amigos, compañeros de piso… ¿Y qué hacemos para intentar que no sucedan?, le pregunté a Vicky. Su respuesta fue: hay que poner pautas de convivencia y horarios. Dedicar tiempo y negociarlo para nuestras obligaciones, responsabilidades y aficiones. “Tiene que haber un conocimiento y comprensión. Ya sabes cómo es tu pareja… Si no podemos compartirlas, lo mejor es respetarlas y comprenderlas”, dijo.

Auto diálogo

Para terminar, debatimos sobre el auto diálogo. Vicky fue muy tajante: “No podemos controlar nuestros pensamientos, podemos tomar el control”.

Vivimos unos tiempos de duda y lo anormal es el no hacernos preguntas, aunque lo cierto es que el no tener el control puede llegar a generar ansiedad. Vicky nos desveló que la mejor manera de tomar ese control es no dándole conversación a esos pensamientos, porque quizá lleguemos a puntos donde no encontremos respuesta y ello nos generará más ansiedad. “Es muy importante identificar cómo nos hablamos a nosotros mismos. Si identificamos cómo nos hablamos, nos será más fácil averiguar la fuente del mal estar”, recomendó.

La práctica: Para comunicarnos de manera más eficaz

Para terminar, comparto con vosotros una serie de ejercicios y consejos que me hace llegar Vicky para que intentemos comunicarnos de manera más eficaz. Os adelanto algo que he aprendido con ella: intentamos dejarlo todo por escrito.

1. Ejercicio de atención. Las cuatro preguntas.

Podemos aplicar un ejercicio de atención muy sencillo. Se tratan de cuatro conceptos muy básicos que componen la comunicación a nivel emocional. Para aplicarlo podemos decirnos:

– Qué estoy diciendo

– Cómo lo estoy diciendo

– Cómo me siento

– Qué efecto tiene mi comunicación en los demás

2. El Momento de Atención (MA):

Consiste en hacer una pausa, valorar la situación y poder cambiar el rumbo si lo necesitamos. Puedes preguntarte por el objetivo de la comunicación, si lo estás consiguiendo, si es importante que lo digas, y sobretodo puedes cuestionarte cómo estás sintiéndote, qué estás pensando o qué estás haciendo.

3. Tips para tener una comunicación más eficaz:

  • Mejor haz peticiones y no exigencias
  • Haz preguntas y no acusaciones
  • Describe el tema de forma objetiva (en vez de juzgar o poner una etiqueta)
  • Comienza las frases en primera persona y no con un “tú”. Ejemplo: Pienso que…
  • Trata todos los temas de uno en uno

Para terminar, destacaré una de las frases de Vicky Cervera, porque al fin y al cabo, cuánto importante es que nos sintamos bien con nosotros mismos para poder avanzar: “Es necesario analizar cómo nos hablamos: en qué tono y qué palabras usamos con nosotros mismos. Los primeros que debemos tratarnos bien, somos nosotros”.

No tags
¿Quieres recibir la newsletter?