2.1 María Vasco: “Detrás de una atleta hay un ser humano”

5 octubre, 2020

S02.EP01

00:00:00
00:00:00

María Vasco es exatleta de pruebas de marcha atlética. Bronce en los JJOO de Sidney (2000) en 20km marcha, en total ha disputado cinco Olimpiadas, ocho mundiales, cuatro europeos y muchos récords de España en sus manos.

“Porque detrás de un atleta hay un ser humano y en muchas ocasiones se nos trata como máquinas”. Así lo expresa María Vasco cuando le pregunto el por qué estuvo a punto de tirar la toalla. En 2006, fallece su padre y como narra María Vasco: “Llego al campeonato de Europa con mucha incertidumbre, sin creer en mí y sobre todo con algo que me faltaba muy importante que era mi padre”. Una prueba que María Vasco batalló y terminó cruzando la línea de meta en la posición 15. “Quedar la 15 para un atleta es duro, pero más duro es no llegar”, asegura. Un puesto muy cuestionado, después de todos sus triunfos que llevaba acumulados hasta la fecha. Pero ella siguió luchando, sintió que podía hacerlo y en 2007, en el Mundial de Osaka de Japón logra la medalla de bronce, siendo, quizá, la prueba que más le marcó en su carrera como atleta.

María Vasco empezó a marchar con 10 años y ocho meses. En la entrevista, la invito a que siga una historia que le narro, la de una niña de Viladecans (Barcelona), que se encuentra viendo Barrio Sésamo y de repente decide cambiar de canal y ve a su vecina marchando en la tele. Era Mari Cruz que acababa de ganar una medalla en un Campeonato de Europa y desde ese día, María Vasco quiso hacer eso que su vecina hacía, marchar.

Ella siempre ha sido una atleta muy pasional y su pasión la llevó a lograr el bronce en las Olimpiadas de Sidney, siendo la primera mujer española que se colgaba una medalla olímpica en atletismo. “Yo hasta que no llegó la noche, me colgaron la medalla en el pódium y que parecía que el pódium levitaba, yo no lo creía”, cuenta.

Hablamos de cómo vivió la marcha en la infancia, de sus primeras zapatillas y de cómo sufría cada mes cuando le venía la regla. “Yo siempre lo recordaré con mi madre. Estaba en el sofá y le digo: Mamá, por favor, ¿no me podéis llevar al hospital y que me hagan algo, que me quiten…? Pero yo no puedo estar así cada mes”, recuerda.

Y llegó el día que lo sintió. Su cabeza le dijo basta, una decisión que ella misma decidió tomar y que como asegura “yo decía que quería retirarme ¡por qué yo lo decidiese! Por suerte, ha sido así”. “Llegó un día que cojo mi coche, me voy a entrenar. Dejo el coche, dejo el avituallamiento y en el km 6 me paro y digo: Hasta asta aquí he llegado. ¡Me di la vuelta y me fui al coche andando ¡Andando!”. Ese fue el día en el que María Vasco puso punto y final a su carrera como atleta.

Actualmente, María Vasco tiene tres grandes pasiones: la belleza, la moda y el deporte… Ahora os toca a vosotros, solo tenéis que dejaros llevar por su historia. Podéis cerrar los ojos si lo sentís, porque vais a viajar.

Colaboradores

>