“Mamá, estoy nerviosa”

by

“Mamá, ya estoy nerviosa”. Había visualizado esta carrera, quería intentarlo, pero sabía que no iba a ser posible. La 10k de Alcoy, tendría que esperar.

9:30h. de la mañana, la Vía Verde y mucho calor. Iban a ser 5km de bajada y luego, el resto, 5km de subida. “Gema, corre a sensaciones”, así me había advertido mi entrenador Haruki. Él y yo sabíamos que las tres semanas de parón no jugaban de nuestra parte.

Empieza la marcha

Empezó. Mis padres estaban allí. Me sentía como cuando competía de pequeña en la liga local de Campo a través, corría en casa y sabía que iba a sufrir. Siento que estoy escribiendo esta crónica basándome en la excusa: el calor, mi lesión de tobillo… Y esta misma sensación la tuve durante toda la carrera, incluso ahora.

Iba a necesitar estar muy pendiente de mi reloj. No sé correr a sensaciones, por ello le dije a mi entrenador que me marcase un ritmo. De reojo revisaba mis pulsaciones, el primer km marcaba 173 ppm… esto no iba a ser fácil. Intentaba dejarme caer, pendiente de las zancadas del resto y de no sufrir otro girón de tobillo. “Gema, ¿te das cuenta de por dónde estás corriendo? ¡Por la Vía Verde!”, me decía a mi misma. Quería quitarle importancia a cómo me sentía, miraba el precioso paisaje y controlaba mi ritmo, aparentemente con posibilidades de dar un empujón a la subida, pero las piernas empezaban a pesar. ¡Y estoy de bajada!

“¿Por qué corres de puntillas?”, me preguntaba un corredor. Me hubiera gustado darle más conversación, pero el no poder hacerlo ya me advertía de que la subida no sería fácil.

"Mamá, estoy nerviosa".

Foto Antonio César

La subida

Km5. “Gema, ¡aprieta!” ¿Aprieta? El ritmo constante de 4:30s/km bajó a 5:00s/km y ahí tuve que quedarme y subiendo… Mi cabeza empezó a pensar demasiado: Puedo hacerlo; me paro; mis pulsaciones me dicen que puedo seguir, incluso apretar; esta misma situación la he vivido, así que puedo con ella… En el kilómetro 8 me bloquee, quise poner punto y final, pero pensé en mis padres, en que estarían en meta esperándome. Solo quedaba un kilómetro para terminar y no veía el final. Tantas veces habré hecho este recorrido y me había desubicado. Fue un último kilómetro eterno, pero ahí estaba. Entrando en la pista de atletismo, donde estaba la meta, escuchaba al speacker como anunciaba la llegada de la tercera chica clasificada. “Gema, ¡esta es una serie en toda regla!”.

Esta sonrisa demostraba que lo había intentado y que tenía que ser consecuente. Cuando no se está al 100% no se pueden obtener los resultados que tanto costaron conseguir. Ese 00:44:20 quedó tan lejos… Finalmente, séptima en la clasificación general femenina, con un tiempo de 00:48.35. Esto es un, PACIENCIA.

"Mamá, estoy nerviosa"

Y aquí estaba mi madre, y mi padre, haciendo la foto. 🙂 Sí. Estaba nerviosa, como en cada carrera, pero esta me hacía sentir un ‘algo especial’.

"Mamá, estoy nerviosa".

Aprovecho para dar la enhorabuena a la organización de la 10k de Alcoy. Una prueba exigente, dura y capaz de atrapar a los corredores por su bonito recorrido. Y otro dato más, mis felicitaciones a los campeones y en especial a Lorena Rodriguez, ganadora femenina, con un tiempo de 00:37.47. Esta atleta alcoyana, va a dar mucha guerra.

2 Respuestas
  • Iñaki
    junio 11, 2017

    Sea el tiempo q sea, la posición en la q se termine incluso si no se puede acabar hay q darl la Enhorabuena a todo el q intenta participar en una carrera…
    El esfuerzo de cada uno y la actitud positiva es lo q cuenta ….
    Enhorabuena Gema y gracias por tu Blog.

    • MissLeggingsRun
      junio 13, 2017

      ¡Muchas gracias! Pesa cuando crees que puedes dar un poco más, pero cierto, hay que quedarse con que se intentó y ya por eso hay que estar orgulloso. Muchas gracias 🙂

¿Quieres recibir la newsletter?