Intenté mantener el ritmo, no era mi carrera

by

“No es tu carrera. Intenta mantener el ritmo. Si te ves bien incrementa la velocidad y aguántala. Cuando estés llegando al final… haz lo que tengas que hacer”. Este era el discurso que me escribí para la carrera, la 10K Sanitas Marca Running Series de Valencia.

Tan solo quedan dos semanas para ese objetivo, el Medio Maratón Valencia y por el camino me estoy enfrentando a la distancia que más me gusta, los 10km. Hoy sabía que no lograría mi mejor marca personal, pero sentía que podía dar una marcha más, dejando atrás ese ritmo de 4:30 min/km con el que empiezo a sentirme cómoda en una distancia como esta.

carrera

Mi salida fue un tanto rápida.

Quería mantener un ritmo constante, exigiéndome un poco más, solo un poco, pero era demasiado. “Baja el ritmo”, me decía. Hoy las rectas eran las ‘reinas’ de la prueba, me topaba con ellas en casi cada giro… eran muy largas. Me conocía el recorrido, era el tercer año consecutivo que la corría, pero seguía sin acostumbrarme a ellas, a las rectas.

Carrera llana y yo pensando en cuestas

Dicen que nunca estamos conformes. Pues yo soy una de esas personas. La semana pasada corrí la misma prueba en Alicante, aunque sus 10km fueron un tanto diferentes, su nombre ya dice mucho: La Carrera de los Castillos, marcada por su desnivel, su gran cantidad de cuestas (subidas y bajadas) y su mítica subida al Castillo de Santa Bárbara. Hoy pensé en ella y me dije: “Gema, hoy te estás aburriendo. ¿Todo llano? ¿ni una cuesta? Estás pensando excesivamente en ellas, en las rectas y tu cabeza piensa demasiado en lo que NO toca”.

Llegué el kilómetro 5. Ya había tomado el avituallamiento ¡un sorbo de agua que necesitaba! Hacía calor y eso también me pesaba.

carrera

La ‘querida’ eterna recta

Sabía que la zona del Paseo de la Playa de la Malvarrosa se me iba a hacer eterna, aunque a la vez era consciente que una vez dejase atrás esa recta la carrera habría terminado. Llegué y pasó lo que no quería.

Pasó que no la recordaba tan larga. Alcanzaba el kilómetro 7 y seguía en la misma recta, en el Paseo de la Playa de la Malvarrosa. Psicología. Me acordé de mis sesiones con Vicky Cervera, psicóloga deportiva y empecé a mirar hacía fuera: inicié el recuento de papeleras del paseo y luego pasé a mirar el color de las fachadas de las casas. Este ejercicio me ayudó, ¡no sabéis cuánto! Mientras, corría muy cerca de dos corredores, entre los tres conseguíamos mantener el ritmo y no bajar la guardia.

Miré hacia dentro

Giramos. La recta se terminó y ya sabía que tenía que empezar a mirar hacia dentro. Era la otra parte del ejercicio que me enseñó Vicky, analizar cómo me encontraba: mi cabeza me decía que solo me quedaba un kilómetro y mis piernas estaban preparadas para terminarlo.

“¡Una serie!, ¡esto es una serie!”, recuerdo que grité. Empecé a correr más rápido. No quería mirar el reloj, solo quería llegar. Otra recta, pero esta era la última, porque el final estaba, allí me esperaba el arco de meta.

carrera

carrera

43’49’’, este fue el tiempo que tardé en alcanzar el arco de llegada a meta. No fue mi mejor marca personal, pero confío. Confío en que fue un buen entrenamiento y lo más importante: confío en mi equipo Sanus Vitae, en mi entrenador Haruki, en mi nutricionista Andrea Ferrándis y en Vicky Cervera, porque ¡hoy también entrené la cabeza!

Y una bienvenida, que no tiene precio:

Fotos de Adrián del Rey ¡que siempre hace un carrerón también! 😉

Os dejo las anteriores carreras que hice de Sanitas Marca Running Series Valencia:

2017. Sanitas Marca Running Series: Me controlé

2016. “No lo mires, es cuestión de confianza”

¿Quieres recibir la newsletter?