Cuando solo depende de mí

by

Estos días sonó el despertador y me levanté. Tan solo necesitaba media hora para tomar el desayuno (mis habituales papillas o café con leche y dos tostadas con mermelada, prefiero la de fresa), y salir a entrenar. Era temprano, pero no tanto como recordaba de otros veranos. Esta vez no entrenaba con una fecha en la cabeza, no había maratón, ni media… solo mejorar. ¿Menos motivada, quizá?

La motivación. “Si no tienes una prueba en mente te costará seguir el ritmo de entrenamientos”. ¡Cuantas veces he escuchado eso! Incluso, ¡yo misma lo he dicho!

Llegaba a casa. Había sufrido el calor y las sensaciones no eran ni mucho menos buenas. Pero pensaba: Lo hice.

Cuando tengo tiempo…🏃🏽‍♀️😀El nadar costará un pelín…

Una publicación compartida de Miss Leggings Run. Gema Payá (@missleggingsrun) el


Volvía a desayunar, esta vez un zumo de naranja, dos tostadas con pavo y tomate, y otro café con leche. Tenía sueño, algo que pude controlar con mis siestas del borrego ¿os suenan?

La playa, el mar, la piscina, la cervezas, el buen comer, las risas… lo hice, sumado a mis entrenos de mañana, reconozco que los mejores, y los que tuve que dejar para la tarde, no tan satisfactorios. Pero el cuerpo me pedía descanso y en vacaciones, él manda.

Dormí, y mucho. Días en los que la siesta era doble, la de la mañana y la de la tarde. Pero tenía tiempo para hacerlo.

Las tardes, previas a la cena estuvieron alimentadas por el mundial de atletismo de Londres. La carrera solitaria de Makwala, el desafío de doble oro de Van Niekerk, o las despedidas de Usain Bolt, Mo Farah y Ruth Beitia. Podría seguir citando más. Sus logros, registros, emociones, caídas… todos ellos lo lograron con constancia, esfuerzo y estoy segura de que con mucha pasión.



Banner 728x90 Women

¿Y mi motivación?

No sé donde estuvo mi motivación. Solo sé que sonaba el despertador y me levantaba de la cama. Si en alguna de las casillas del entrenamiento ponía ‘Descanso’, mi cabeza pensaba: ¿Y si me voy a nadar un poco? No me tomé la natación como un entrenamiento, sino como una actividad más del verano y creo que eso me ha ayudado a mejorar, sin presión alguna.

Tengo la sensación de que aproveché estos días, disfruté de cada uno de los momentos y descansé. Desconecté. Leí, investigué, probé… con tiempo es mucho más sencillo. Aprovecho para mostraros algunas prendas y complementos que se vinieron conmigo este verano:

  • 1. Nike Pegasus 34: Probándolas y de momento, encantada. Neutras y ligeras.
  • 2. Kit limpieza facial: Gama Botánica de Garnier. Gel limpiador, tónico en gel y crema. Un kit de limpieza facial que ya he fichado, deja la piel fresca, suave y matifica.
  • 3. Crema solar facial: El año pasado la probé y sigo con ella. Es de Germaine de Capuccini y la uso tanto para bajar a la playa como para hacer deporte. Me gusta porque es muy fluida y tiene color. Protección 50.
  • 4. Protección solar cuerpo Sport. Esta es de ‘Cien’ de Lidl. Pensada especialmente para hacer deporte.
  • 5. Suunto Spartan Sport Wrist HR: Mi reloj de entrene y no tiene banda, pulsaciones tomadas en la muñeca. Muy completo y lo que todavía me queda por descubrir.
  • 6. Auriculares sudio Casa BLA: Son inalámbricos, sencillos y realmente cómodos. Los uso tanto para correr como para el día a día.
  • 7. Hacía años que no me ponía un bañador. Prenda cómoda, estiliza y encima me olvido de los molestos estirones de la braguita cuando juego a subirme a una colchoneta. Bañador de Oysho.

Me propuse no escribir ningún artículo en el blog durante dos semanas y hoy lo retomo. Me apetecía volver a sentir el teclado, pensar y ver como mi cabeza fluía, con ganas de contar y analizar.

Vuelvo con las pilas cargadas y sintiendo que, como dije al principio, es bonito soñar, pero más satisfactorio es cuando cumplir esos sueños está en nuestras manos. La semana que viene retomo la periodicidad de mis publicaciones en el blog, atentos porque vienen nuevos looks, especialmente runners. 😉

¿Quieres recibir la newsletter?