Composición corporal ¿Estoy delgada?

by

“¿Comes lo suficiente? Estás delgada…”. Este tipo de cuestiones y afirmaciones se las traslado a mi nutricionista Andrea Ferrándis, cada vez que voy a visitarla. Es aquí cuando ella me pregunta: “¿Te quedas con hambre? ¿Te sientes débil?” Mi respuesta es: No.

Una de las razones por las que decidí controlar mi alimentación, no fue tanto por comer de forma saludable o saber qué tomar en cada momento, sino que mi preocupación era no perder peso. Con el incremento de kilómetros sentía que me estaba quedando más delgada de lo que debía o eso creía. Ahora, no solo sé que estoy comiendo las cantidades adecuadas para soportar la carga de entrenamientos, sino que estoy empezando a aprender qué toca comer en cada momento.

Datos

Os voy a hacer un breve resumen de mis dos pasadas revisiones:

Revisión. 18 de mayo 2017:

Porcentaje de grasa (rango saludable 20 y el 32%): 20,6%. Según Andrea, “podríamos  mejorar tu rendimiento bajándolo un poco”.

– Agua corporal total (rango de referencia en las mujeres entre 45 y 60% del peso): 57%. Más del 60% hablamos de retención de líquidos.

Según Andrea sería recomendable bajar un poco el porcentaje y eso se consigue:

  1. ¡Bebiendo más agua! (Esta sería la primera medida)
  2. Incluir infusiones (Té verde, cola de caballo, etc.)
  3. Aumento de fruta y verdura en la alimentación

En mi caso, Andrea sabe que mi alimentación es rica en frutas y verduras, por lo que, como dice ella, ¡tengo que beber más agua!

– Agua extracelular: Confirma el dato anterior. De 0 a 50kg, mi rango es de 13,8kg, lo que se considera bajo, es la tasa más indicativa de retención de líquidos.

 

– Mineral Óseo (el nivel mineral del hueso): Del 1 al 6kg, mi masa ósea es de 2,4kg, dentro del rango normal.

Fue aquí cuando le pregunté a Andrea: ¿Cómo logramos mejorar el nivel de minerales de los huesos? Su respuesta fue: “Comiendo mayor cantidad de calcio y aumentado la cantidad de vitamina D, es decir, la mejor opción es tomando el sol”.

 

– Índice de grasa visceral (la grasa que hay entre los órganos): Del 1 al 30, mi tasa es de 1. Como apunta Andrea, esta es la grasa más peligrosa. ¿Os suenan las ‘barrigas cerveceras’? Pues esto es la grasa visceral.

Evolución de peso, masa grasa y masa muscular

Voy a entrar a comparar los datos de la revisión del 18 de mayo con la reciente revisión, realizada el 22 de junio:

En resumen, en un mes he aumentado de peso, he ganado en grasa y he perdido en músculo. La valoración de estos resultados es la siguiente: Llevo alrededor de 5 semanas en las que he bajado mi rendimiento a raíz de mi lesión de tobillo. Al parar, he perdido masa muscular y a su vez, mi rodilla lo ha sufrido (por mi operación de ligamento anterior cruzado no puedo permitirme el parar. Si dejo de trabajar la fuerza en mis piernas, mi rodilla sufre). A ello, añado que me he tomado algún respiro que otro en mi alimentación. Respecto a la toma de agua, he logrado mejorar mis índices, estoy más hidratada gracias a que me obligo a tomar mi ración de vasos de agua en el trabajo.

Todos estos números están muy bien, pero reconozco que me marean un poco. Lo importante es quedarnos con los datos más básicos y que seamos conscientes de que la mejora del rendimiento no depende solo de correr más kilómetros o ser más fuertes, sino que la alimentación ¡también se entrena!

Os dejo con mi primera valoración antropométrica: ¡A examen! Valoración antropométrica

No tags
2 Respuestas
  • Mcarmen
    junio 28, 2017

    Hola sigues entrenando con sanus vitae?? Ellos te llevan también alimentación y esas medidas??gracias

    • MissLeggingsRun
      junio 28, 2017

      ¡Hola! Sí, sigo entrenando con ellos. Haruki me lleva los entrenamientos y Andrea la parte de nutrición. ¿Necesitas alguna cosita?

¿Quieres recibir la newsletter?